Quieres un abrazo?

*(Tomado del blog de Santiago-Barcelona)

El poder de un abrazo

Todo comenzó el lunes pasado en una simple conversación de amigas, en donde una de ellas comentó en voz alta al resto: “¿Sabían que necesitamos un mínimo de 12 abrazos diarios?” Un número que con sólo imaginar unos segundos me pareció irreal… Si yo con suerte recibo 1 ó 2 abrazos diarios, pensé. Qué mal, qué lejos estoy de eso, me dije.

Lo cierto es que la conversación cobró vida y cada una de las presentes: Mod, Mónica, Eilish, Amanda y yo, comenzamos a enumerar los abrazos que habíamos recibido durante ese día, las dificultades que teníamos para conseguir ese preciado gesto de cariño y la falta que nos hace muchas veces.

Sin duda que el abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás, “es un instinto, una respuesta natural a los sentimientos de afecto, compasión, necesidad y alegría”, explica Kathleen Keating en su libro “Abrázame”.

Y aunque parezca tan fácil, tan necesario y natural, qué difícil se me hace conseguir al menos 12 abrazos diarios, tema en el cual pocas veces había reparado y ahora, tras esa acalorada y divertida plática, se me hizo evidente y me invitó a reflexionar en que quizás sería una persona mucho más feliz si es que abrazara más y si me dejara abrazar más también.

Anoche caminando con mi amiga Mod, alias “Neus” en su versión catalana, por las calles del Gótico y el Raval nos pusimos a pensar en cómo abrazar a más personas sin prejuicios, sin rodeos, simple, tal como un abrazo lo es.

Así fue como entramos a un bar y pusimos a prueba nuestra capacidad de abrazar. A nuestro costado habían dos españoles muy divertidos y simpáticos que sin ningún tapujo nos respondieron a nuestra pregunta un tanto desquiciada para el lugar y la hora: “¿Cuántos abrazos han recibido hoy?”, “Unos 4 ó 5, creo”, nos dijo uno de ellos, mientras se reía de nuestras caras de tristeza al escuchar que nosotras no habíamos recibido ni uno sólo durante todo ese día.

“Te darán abrazos en la medida que tú también abraces”, me dijo uno de ellos con una sonrisa en los labios. Segundos después los cuatro nos abrazábamos como si fuéramos grandes amigos. Una situación irreal pero muy chistosa e interesante que me terminó por confirmar lo rico que se siente abrazar y que te abracen.

Por eso, en los próximos días, me dedicaré a abrazar a más personas y a recibir más abrazos, ojalá sean más de doce…

El abrazo
“Es agradable. Ahuyenta la soledad. Aquieta los miedos. Abre la puerta de los sentimientos. Fortalece la autoestima. Fomenta el altruismo. Demora el envejecimiento; los abrazantes se mantienen jóvenes por mas tiempo. Ayuda a dominar el apetito; comemos menos cuando nos alimentamos con abrazos…. y cuando tenemos los brazos ocupados al abrazar a los demás. Es ecológicamente aceptable, pues no altera el ambiente. Ahorra energía al economizar calor.Es portátil.No requiere equipos especiales.No necesita de un sitio especial; cualquiera, desde un unbral hasta una sala de conferencias para ejecutivos, desde el atrio de una iglesia, hasta un estadio de futbol, es un buen lugar para un abrazo. Hace más felices los días felices. Hace más soportables los días insoportables.Imparte sentimientos de arraigo. Llena los vacíos de la vida. Continua ejerciendo efectos benéficos después de la separación”.
( Keating, Kathleen: “Abrázame”)

Da un abrazo gratis hoy!! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s