Verse a sí mismo

Rutinas, esquemas, samples. Casi siempre vivimos así… porque esa es la forma natural de las cosas; las acciones se vuelven costumbres, luego hábitos y con el tiempo se tornan en nuestros patrones de respuestas. Pero hay un momento, puede ser un día cualquiera, generalmente el menos pensado o el más común que hayamos tenido, en que nos miramos al espejo y nos vemos como somos… nos toma desprevenidos, de alguna manera vemos lo que hay detrás de nuestras máscaras (esas que aún nosotros mismos nos creemos). Vemos lo que somos lisa y llanamente. Y este encuentro con nosotros mismos, así tan de sopetón, resulta, como dijo alguien, en el más feliz de nuestros días o en el más terrible.
Este es el punto de inflexión, como me gusta llamarlo. El momento critico en que sabemos que cualquier decisión que tomemos o no tomemos marcará los siguientes momentos restantes. Si decidimos mejorar o si decidimos negar que finalmente nos hemos encontrado y fingir absoluta normalidad (rutina, cotidianeidad).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s